ComparteShare on Facebook
Facebook

¿ Cuándo hay que hacerse una valoración del suelo pélvico?

Cualquier mujer puede hacerse una valoración del suelo pélvico en cualquier momento de su vida, pero es recomendable en los siguientes casos.

1. Después de dar a luz: ya sea un parto vaginal o una cesárea: en el suelo pélvico se van a producir cambios y debemos de valorarlo ya que siempre va a ser necesario seguir un tratamiento y/o una rutina de ejercicios. No debemos de olvidar que en el expulsivo existe un sobreestiramiento de esta musculatura. En el caso de haber tenido un expulsivo largo ( más de 1 hora) seguramente se hayan producido lesiones en la musculatura por el estiramiento. No tiene porque ser un desgarro perineal, pueden ser contracturas musculares o una sobrecarga muscular de la musculatura perineal. No debemos olvidar que durante el expulsivo el suelo pélvico trabaja de forma activa.
En el caso de haber sufrido una episiotomía, trataremos la cicatriz.

La Episiotomía, es un corte que se realiza en la fase del expulsivo en el plano muscular perineal superficial. Existen dos tipos:
– Mediolateral: Tendrá menor riesgo de una ruptura perineal
– Medial: Es menos dolorosa pero tiene mayor riesgo de afectación del esfínter anal y de su desgarro.

Es por ello, la gran importancia de su tratamiento. Una mala cicatrización puede causar dolor en el postparto, adherencias, mala lubricación, dolores en las relaciones sexuales, etc.

Durante el embarazo, la musculatura del suelo pélvico va a sufrir cambios. Esto es debido al cambio hormonal que sufre la mujer embarazada y podrá existir menos tono y menos fuerza de esta musculatura. Además, va a influir el peso del bebe en el útero, haciendo una mayor presión en toda la región perineal. Por esto, aunque la mujer haya tenido una cesárea debe hacerse una valoración del suelo pélvico.

2. Durante la menopausia: Existen cambios hormonales que alteran el colágeno y esto va a producir una disminución del tono, la fuerza y la elasticidad de la musculatura del suelo pélvico. Durante este estadío nos vamos a encontrar mayor sequedad vaginal pudiendo producir disfunciones sexuales.

3. Mujeres deportistas: Muchas veces se realizan esfuerzos los cuales pueden alterar las propiedades y el tono de las estructuras del suelo pélvico. Es importante valorarlo ya que en muchos casos hay mujeres que tienen factores de riesgo pero son asintomáticas y con el paso del tiempo pueden llegar a presentar síntomas.

4. Mujeres que presentan síntomas como Incontinencia Urinaria, prolapsos vaginales o dolor.

Incontinencia Urinaria

Es la pérdida involuntaria de orina.

Existen tres tipo de Incontinencia:

1. Incontinencia Urinaria de esfuerzo: Se da en situaciones de esfuerzo como toser, reír o hacer ejercicio.
2. Urgencia Miccional: Se da cuando existe una necesidad urgente e inmediata de orinar y la mujer no se puede aguantar.
3. Urgencia Mixta: Cuando se da la Incontinencia de Esfuerzo junto con la Urgencia Miccional.

Prolapsos vaginales

Es el descenso de los órganos pélvicos ( uretra, vejiga, útero y recto).

Existen tres grados de prolapsos:

Grado 1: Descenso leve del órgano en el interior de la vagina.

Grado 2: Descenso moderado del órgano hasta la entrada de la vagina.

Grado 3: El órgano está por fuera del orificio vaginal. En éste caso la mujer notará un bulto o presión en la zona de la entrada de la vagina, produciendo molestias y dolor.

La mujer no tiene porque tener síntomas para hacerse la valoración. De hecho, todas las mujeres deberíamos de hacérnosla para poder prevenir cualquier patología derivada del suelo pélvico. En muchas ocasiones la mujer presenta factores de riesgo pero no hay síntomas, es por ello que hay que corregir esos factores para prevenir futuros problemas.

Volver al listado de noticias