ComparteShare on Facebook
Facebook

El método McConnel consiste en un potente vendaje de descarga mecánica basado en un material inextensible y de alta adherencia, cuya aplicación se basa en combinar el posicionamiento articular, la tensión de las partes blandas y la de las vendas para así poder sostener la estructura y disminuir de inmediato el dolor. Las más frecuentes son las técnicas para las lesiones en el hombro y la rótula.

En el caso de la reducción del dolor de rodilla, la analgesia obtenida facilita la práctica de ejercicio terapéutico, fundamental para que la patología pueda solucionarse. Su técnica consiste en tapar la rótula colocándola en una posición óptima para intentar, en la medida de lo posible, minimizar el rozamiento anormal durante las actividades que se puedan desarrollar habitualmente que impliquen la articulación de la rodilla. Además, este tratamiento no sólo reduce el dolor, sino también el posible agravamiento de la lesión.

Los efectos que pueden darse son los siguientes:

– Mecánico: se consigue la corrección mecánica del ligamento colocando la zona afectada en posición de acortamiento o de corrección, lográndose un efecto de analgesia.

– Exteroceptivo: el vendaje va adherido directamente a la piel y provoca analgesia, además de mejorar la actividad neuromuscular.

– Propioceptivo: la colocación del vendaje aumenta el tono muscular y hace que se encuentren en tensión los elementos musculares, es decir, se genera una especie de situación de alerta.

-Efecto psicológico: proporciona al paciente seguridad para la práctica y desempeño de actividades que puedan causarle dolor y que, por tanto, sin el vendaje no realizaría por miedo.

En el método McConnel existen diferentes vendajes, pero sin duda el más conocido y relevante es el utilizado para realinear la rótula en el marco clínico del Síndrome de dolor Femeropateral (SDF). Este dolor se define como un conjunto de signos y síntomas que incluyen una fuerte molestia en la rodilla y sensación de rozamiento de la rótula durante el movimiento de ésta. Las técnicas que se utilizan, por tanto, persiguen mejorar los efectos de la descarga de los tejidos blandos para calmar el dolor y optimizar los efectos del tratamiento.

Además, este tipo de vendaje es utilizado a lo largo de todo el día, aunque se recomienda que su uso sea por un tiempo breve con el fin de proteger la articulación para que pueda haber una pronta recuperación de los tejidos. En FISIOMATALEÑAS contamos con las mejores técnicas y profesionales para llevar a cabo cada uno de los ejercicios de potenciación para que la realización de éstos sea totalmente una vez que se quite el vendaje.

Volver al listado de noticias