Drenaje linfático

El drenaje linfático es una terapia manual que consiste en la activación de la circulación linfática a través de masajes, estimulando los vasos y ganglios linfáticos, mejorando así la evacuación del exceso de líquido intersticial.

El sistema linfático se extiende por nuestro cuerpo a modo de red, de forma paralela al sistema circulatorio. Forma parte del Sistema Inmunitario, y está formado por vasos, capilares, conductos y ganglios linfáticos.

Tiene dos funciones principales. Por un lado, se encarga del transporte y el drenaje de moléculas que, por sus características, no puede llevar el sistema sanguíneo. Por otra parte, el sistema linfático produce células y anticuerpos para la defensa del organismo.

Los ganglios se encargan de reconocer y luchar contra sustancias que puedan afectar a nuestro organismo, como bacterias o virus, y están repartidos por todo el organismo (cabeza, cuello, axilas, abdomen, ingles y piernas). La inflamación de un ganglio nos alerta de que algo ocurre en nuestro cuerpo: el sistema inmunitario detecta un elemento patógeno y se pone en marcha para luchar contra él.

El sistema linfático carece de un mecanismo autónomo para su movimiento, a diferencia de otros sistemas como el cardíaco o el digestivo. El sedentarismo de la vida moderna, la contaminación y determinados componentes de la industria alimentaria perjudican nuestro sistema linfático, el cual se ve incapaz de eliminar por sí mismo las toxinas que recoge y acumula.

El drenaje linfático ayuda a movilizar los líquidos del cuerpo, eliminando la acumulación de sustancias de desecho que se almacenan en el líquido intersticial.

Los movimientos de esta terapia son siempre lentos y progresivos, y no suponen molestia alguna para el paciente. El sistema linfático se puede estimular con masajes suaves que se dan directamente sobre la piel. Esta es presionada y estirada de forma leve, por lo que la sensación para el paciente será relajante y placentera. Las zonas más importantes serán aquellas donde se encuentran ubicados los ganglios.

El drenaje linfático está recomendado en el tratamiento de diferentes patologías, entre las que cabe destacar problemas relacionados con la obstrucción linfática, de origen reumático, infeccioso, dermatológico o alérgico. Edemas por metástasis, radiación o quemaduras también pueden encontrar su solución en esta terapia.

Además, este tratamiento tiene importantes beneficios para el paciente a nivel estético, ya que combate, entre otros, arrugas, bolsas en los ojos, celulitis, pérdida de cabello y piernas pesadas.

Solicita información

Acepto lostérminos y condiciones de uso.

También te puede interesar

Fisioterapia
deportiva

Ponemos a tu disposición nuestro equipo de profesionales expertos en lesiones deportivas.

Más info

Nutrición
en fisioterapia

Una buena nutrición como complemento a la fisioterapia para la correcta recuperación de tus lesiones.

Más info

Terapias
manuales

Cuenta con nuestras terapias manuales para una rehabilitación completa de tus dolencias.

Más info

Conocer todos los tratamientos