Electrólisis Percutánea Intratisular

La Electrólisis Percutánea Intratisular (EPI) es una terapia consistente en la aplicación de una corriente galvánica sobre tejidos blandos (tendón, ligamento, músculo, etc.) que sufren una lesión crónica. Mediante esta técnica se produce una reacción química que rompe las fibras dañadas, generando una respuesta inflamatoria que favorece su regeneración. Es un tratamiento de reciente aplicación que está mostrando unos resultados muy esperanzadores.

De esta forma, afecciones crónicas que no han encontrado cura mediante tratamientos conservadores pueden hallar en la EPI un remedio mínimamente invasivo que precipitará una recuperación más rápida, permitiendo al paciente recuperar las funciones y la movilidad perdidas con la lesión.

Se trata de una técnica local y segura que se da directamente en el lugar de la lesión. Mediante una ecografía el fisioterapeuta detectará los tejidos dañados para aplicar sobre ellos la corriente galvánica mediante una aguja similar a las que se utilizan en acupuntura. La rotura de las fibras degeneradas es inmediata, dando lugar a una recuperación a tiempo real.

La efectividad de la EPI es alta en este tipo de afecciones, y se muestra como una solución eficaz en casos en los que tratamientos convencionales como utrasonido, láser u ondas de choque no han dado el resultado esperado. El plazo de recuperación es más corto y permite al paciente volver a sus actividades diarias con normalidad. Además, en los casos en los que la EPI ha sido aplicada, la frecuencia de recaída ha sido baja.

La EPI ha demostrado excelentes resultados en el tratamiento de lesiones tendinosas, muy frecuentes en deportistas cuya actividad supone numerosas repeticiones de un determinado movimiento. Afecciones como las tendinitis crónicas, fascitis plantar, roturas musculares, pubalgias o esguinces crónicos muestran mejoras cada día gracias a la aplicación de esta técnica.

El tratamiento se aplica de forma personalizada, según las particularidades de la lesión de cada paciente. Lo normal es que tras las primeras dos sesiones se empiece a notar una disminución del dolor. Los resultados son más notables en lesiones crónicas que en agudas, ya que los efectos sobre el tejido dañado son mayores.

Solicita información

Acepto lostérminos y condiciones de uso.

También te puede interesar

Osteopatía

Entiende el cuerpo como una sola unidad, donde la anatomía y la fisiología son interdependientes.

Más info

Suelo
pélvico

Nuestras técnicas de rehabilitación consiguen una mejora en más de un 80% de los casos.

Más info

Nutrición
en fisioterapia

Una buena nutrición como complemento a la fisioterapia para la correcta recuperación de tus lesiones.

Más info

Conocer todos los tratamientos